Stanley Tucci dice no creer en los creo en biopics

Final Portrait

“No creo en los biopics, con demasiada frecuencia son sólo una secuencia de hechos sin alma. Uno no puede condensar la vida de un gran artista en dos horas y es que es más interesante centrar la atención sólo en un episodio o en unos pocos días.”

Pero, ¿Qué es un biopics?

Alberto Giacometti“La esencia se encuentra en pequeños gestos, en momentos que duran incluso segundos o minutos. La historia tiene lugar en poco más de dos semanas y el valor universal de una historia pasa por el aquí y el ahora.” Así presento Stanley Tucci Final Portrait, el arte de ser amigos.

La película cuenta una gran amistad entre James Lord, escritor y amante del arte estadounidense y el pintor y escultor suizo Alberto Giacometti.

Estamos en 1964, en París, y Giacometti propone a James Lord posar para un retrato, siendo unos días de compromiso, los necesarios para hacer un simple bosquejo. Este se  siente así abrumado por la creatividad del artista, compuesto de sesiones muy cortas o interminables, dibujos cancelados y reiniciados, ansiedades, largos viajes en coche y pausas en el bar, que obligan a James Lord a posponer su regreso a los Estados Unidos.

Sus afectos familiares están acompañados por su hermano Diego, su esposa Annette y conversaciones sobre la turbulenta relación de Giacometti con su amante.

“Era inclasificable, Giacometti no puede ser encerrado en una corriente artística. Rechazó todas las reglas y luchaba por vivir consigo mismo, llevando un look personal, clásico y moderno. El gran talento de Giacometti sólo está siendo redescubierto en los últimos tiempos”, explica Tucci, esta vez director y no actor.

He pensado en hacer de Giacometti, pero es un gran esfuerzo

Stanley TucciEl arte siempre ha estado muy presente en la vida de Tucci y es que tal y como él dice: “mi padre me enseñó y me trajo a los museos, tratando de transferirme su enorme cultura. Estaba pintando y me encantaba verle trabajar, tratando de aprender mientras que al mismo tiempo abría nuevos horizontes.”

“Vivimos un año en Florencia, cuando yo tenía doce años, donde estudió dibujo figurativo y escultura en la Academia y donde mi hermana y yo éramos sus modelos. Sus enseñanzas me acompañan aún hoy en día y gracias a este el arte fluye por mis venas.”

Como Giacometti encontramos a un histriónico Geoffrey Rush, que estuvo durante dos años para centrarse en el personaje mientras se organizaba la película, sumiéndose en un enorme trabajo de investigación. Para él era difícil dominar el pincel y dejarse invadir por los excesos de ira de Giacometti. Geoffrey tiene una espontaneidad innata y es un actor que nunca deja de sorprender.

El arte de ser amigos es la quinta película como director para Stanley Tucci

Para financiar una producción independiente como esta se necesita dinero, así que este está actuando en los éxitos de taquilla de Hollywood y como él dice, “en todas partes siempre aprendes algo nuevo, aparte que me divierto mucho. También tengo una hipoteca que pagar y cinco hijos que mantener, así que trato de aprovechar todas las oportunidades.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *